A veces nos equivocamos, cuando hacemos previsiones la pifiamos. Eso me ha ocurrido y quisiera pedir disculpas a mis ex alumnos. No es nada grave, pero rectificar y otorgar la razón a quien la tuvo es un acto de justicia que deberíamos hacer más a menudo.

Me explico, hace cosa de tres años, en uno de los exámenes finales puse como análisis el lanzamiento de Coca-Cola Zero. Por aquel entonces, según mi análisis y criterio, al nuevo producto de la archiconocida marca no le di muchas esperanzas de vida. Esta opinión no importaba a la hora de ser evaluado, pero creía que Zero no iba a suponer un nicho importante del mercado de Coca-Cola. Tras el gran fiasco que supuso el cambio de sabor que llevó a la compañía a un callejón sin salida, ningún otro lanzamiento había gozado de un presupuesto tan cuantioso.

La primera ocasión en que probé el nuevo refresco me pareció falto de gas, algo que le ocurrió a muchos de mis conocidos, lo que convertía a dicha bebida en una especie de brebaje con poca gracia. Si hay algo que me gusta de la Coca Cola son las burbujas, ese momento en el que saltan cuando la sirves en un vaso con hielo y limón. Sin embargo, Zero ha ido ganando cuota de mercado y he de confesar que he sustituido a la Coca-Cola Light, especialmente pensada para los supervivientes de los setenta, por Zero.

La marca continúa fiel a la estrategia del posicionamiento ocupando todos los nichos de producto posibles o creando nuevos de manera que crean nuevas categorías en la mente de los consumidores. La estrategia de promoción intentan convencer al consumidor de que el sabor es igual que el tradicional recurriendo a la técnica de la cata ciega con un matiz diferenciador ya que el consumidor desconoce que se le ha servido un producto diferente.

Durante 2009, el año más difícil que se recuerda, la marca en España tuvo un descenso leve en el volúmen de sus ventas, rondando el 3%, principalmente provocado por dos motivos: la caída del consumo general y la baja actividad registrada en negocios tan importantes para Coca Cola como el turismo o la hostelería. A principios de 2010 la compañía consiguió dejar el listón en el 25% de cuota de mercado, un auténtico logro contando con que el mercado español de bebidas no alcohólicas es altamente competitivo y posee una agresividad publicitaria tremenda.

Coca-Cola España continua ampliado la familia Zero con la introducción en el mercado de Coca-Cola Zero sin cafeína, el cuarto lanzamiento de la compañía en lo que va de año, tras Minute Maid Todo Naranja, Burn Shot y Aquarius Libre. El secreto del nuevo sabor, es una molécula denominada Acesulfame-K. Un compuesto químico sencillo y estable 200 veces más dulce que el azúcar y que no aporta calorías al cuerpo (está por ver que puede aportarnos en un futuro). La obsesión por los productos bajos en calorías y las campañas gubernamentales que han llevado a la prohibición de la bollería industrial y las bebidas con azúcar en los centros de enseñanza han reforzado los lanzamientos de bebidas “sin” de Coca-Cola España. La compañía de bebidas destaca que el lanzamiento de Coca-Cola Zero ha sido “uno de los más exitosos de la historia de la marca”. Este producto supone el 30% de las ventas del segmento de las colas “Light” en España.

Así que queridos amigos y ex alumnos, os pido disculpas de nuevo y reconozco lo errado de mi predicción y de ello me llevo una valiosa lección.

Anuncios