En mis habituales encuentros con mi compadre y amigo Gregorio Torres, fotógrafo por necesidad de La Opinión de Málaga y uno de los pocos tipos que conozco que ha publicado en el National Geografic, me comentaba la tristeza que le invadía cuando leía mi blog. Es un auténtico fan, no tanto como su afición al universo Star Wars, pero es uno de esos seguidores que lee con fruición todo aquello que le gusta. Es por ello, que he intentado abordar un tema curioso alejado del prisma del pesimismo. Inicialmente, pensé en investigar sobre las cosas más buscadas en Internet. Sin embargo, hablar de las tetitas de Tania Llasera; el beso meloso de Iker Casillas y su novia reportera, Sara Carbonero; los imposibles y esquizofrénicos vestidos de Lady Gaga o los videos pseudo pornográficos de la rubia oxigenada y cocainómana, Paris Milton me pone de los nervios.

Siempre he pensado que la red ofrece una oportunidad única de conseguir una información que antes tardábamos días en reunir, tenemos en nuestras manos la mayor biblioteca interactiva en tiempo real creada por la humanidad. Pero como en todo momento histórico, los seres humanos somos capaces de convertir un gran invento en algo completamente inútil. ¿Que pensarán si les digo que el ¿actor? Robert Pattinson, el vampiro super repetidor de Crepúsculo y Justin Biber se comen el 5 por ciento del tráfico que genera Twitter? Fruto de esta desazón me adentré en uno de los terrenos más curiosos del mundo internet. Sabemos que este buscador es capaz de encontrar casi todo, pero ¿qué ocurre con aquellas preguntas a las que no encuentran respuesta?. Resulta curioso que la red funcione cual antiguo Oráculo de Delfos, cientos de miles de internautas dirigen a ese cajetín en blanco sus preguntas más atávicas, para no encontrar ningún tipo de respuesta. El buscador Ask Jeeves ha elaborado un curioso ranking basado en 1.100 millones de preguntas efectuadas durante los últimos 10 años.

Como algunos supondrán la primera cuestión que más desazón nos produce es ¿Diós existe?, pregunta que se responde por si misma cuando no hay nadie que conteste. Si verdaderamente Dios existiera, ¿no creen que aprovecharía un buscador como google para manifestarse?. ¿Cuál es el sentido de la vida? aparece como segunda opción, algo que desde el primer chispazo de razón nos hemos estado preguntando. Creo que sería más útil ver todos los episodios de Redes, si existe alguien capaz de darnos una respuesta, ese es Punset. Algo similar ocurre con otro de los enigmas a los que machaconamente se interroga a Ask, ¿qué es el amor?. Interesante pregunta, ¿pero no habíamos quedado que lo que realmente buscamos es sexo y lo llamamos amor?.

Existe un grupo de preguntas realmente chorras encabezadas por la mayor duda existencial de nuestros tiempos. ¿quién es la persona más famosa del mundo? Bueno lo que se dice famoso, parece que en nuestro país en eso vamos bastante jodidos, ya que con toda probabilidad Belén Esteban sea el personaje que más reconocimiento acapare, ella y su famosa hija Andreita (y no hablemos ya del dichoso pollo). Otra que forma parte de este grupo es ¿cuál es la mejor dieta?, la respuesta es fácil y simple. No comer. Así de sencillo. Pero ojo, tiene sus riesgos.

Para finalizar he dejado una última pregunta que causa una terrible desazón entre los miembros de nuestra especie, ¿Cuánto viviré?. Ahora entiendo el éxito de los programas de tarot que se emiten a altas horas de la madrugada. La respuesta a este enigma sería un sencillo consejo: Vive cada día como si fuese el último.

Anuncios