El impacto de las redes sociales en la empresas y las marcas están creando nuevas formas de relación con los clientes así como nuevas necesidades que en  un futuro inmediato afectarán a nuestra forma de entender, medir y comprender las campañas de promoción y publicidad.
En diversos foros, conferencias y seminarios, entre los que destaco los realizados por el AndalucíaLab he ido recogiendo ideas que expongo de manera somera a continuación:

#1 —Las redes sociales están obligando a ofrecer una mejor atención al cliente

En múltiples ocasiones he escuchado a varios expertos que es indispensable estar atento a las quejas que se producen sobre sus marcas y productos. Es maravilloso que un consumidor puede expresar sus quejas en Twitter y obtenga una rápida respuesta. Es muy triste que muchas marcas hayan sido históricamente incapaces de  proveer respuestas a sus clientes a través de sus diversos canales. Si las marcas pueden ofrecer un mejor servicio a través de una respuesta a un tweet que a una llamada telefónica, ¿crearemos una nueva cultura del lloriqueo por Twitter?

#2 — El microsite no debe morir

Ya sea un mediante un “pop-up” para llamar la atención, para diferenciar las marcas dentro de una gran empresa, el concepto del “microsite” sigue siendo viable. Muchas compañías sistemas de ayuda no sólo como una forma de integración de plataformas sino como una forma de dirigir a los clientes hacia las opciones correctas dentro de la plataforma web. A veces es necesario organizar pequeños paquetes de información para lo que los “pop-up son excelentes opciones”. Sin embargo, el traslado del consumidor entre los “sites” conlleva riesgos han de ser tenidos en cuenta. El cliente puede perderse entre las opciones y nunca llegar al destino que él y nosotros deseamos.

#3 — Localización, localización, localización

El conocimiento de la ubicación conceden una mayor verosimilitud a las redes sociales acercándolas a la vida real. Las aplicaciones creadas para móviles que conjugan redes sociales y la geolocalización suponen el inicios de una serie de servicios que utilizan datos de dónde nos encontramos, lo que nos gusta y quiénes son amigos para crear servicios y contenidos personalizados, recomendaciones sobre actividades y publicidad personalizada.

#4 — Los juegos son importantes para las marcas

Farmville no es juego. Facebook si lo es” esta afirmación de  Bill Goosman directivo de  hi5 es contundente. Los juegos sociales son virales no sociales. Una base de datos de las personas con intereses comunes se puede utilizar para crear un juego que funcione en casi cualquier plataforma, incluyendo las redes B2B. Fijándonos en Farmville, sus prescriptores son mujeres de una edad comprendida entre los 35 y los 50 años. La mecánica del juego no tiene fin lo que genera un flujo de intereses y conexión muy interesante para su uso en el marketing.

#5 — Las redes sociales pueden ser un atajo hacia el éxito

Las pequeñas compañías (y también las grandes) que no se pueden permitir una presencia en los medios de comunicación tradicionales pueden usar las redes sociales para llegar a sus consumidores con humor y rapidez cambiando asiduamente contenidos y mensajes generando un interés continuo en los usuarios.

#6 — Adecuación del mensaje

El medio es el mensaje. Este postulado de Marsall MacLuhan nunca ha sido más vigente. No es lo mismo utilizar Facebook que Twitter o tuenti. Lenguaje, formas y protocolos cambian. Es necesario adecuar nuestro mensaje al medio y al segemento de usuarios al que nos dirigimos. Dentro de la categorización de mensajes podremos hablar de dos tipos: aquellos que generan ruido y otros, los mayoritarios, que no añaden realmente nada importante.

#7 — Los blogs son necesarios

Los blogs corporativos, de los que ya se habló en este espacio, son más que necesarios. Esta herramienta permite conceder una atención personalizada a los usuarios y poner en valor los aspectos de la empresa y sus productos que consideremos dentro de nuestra estrategia se comunicación y marketing.

#8 — Hacia una medición personalizada

En la Internet 1.0, nadie sabía quién o qué eras. En la web 2.0, informamos a todos sobre quienes somos, qué gustos tenemos, dónde estamos y quiénes son nuestros amigos. Esta poderosa herramienta de segmentación puede ser utilizada por los expertos en planificación para diseñar mensajes personalizados. Pensad en el poder de la red social a la hora de cuantificar y medir nuestras inversiones. El gasto en televisión se mide en bloques de 15.000 usuarios, en la web 2.0 puede llegar a ser “one to one. La medición de audiencias sufrirá un profundo cambio con la incorporación de las redes sociales a la planificación de medios.

Anuncios