Lance Armstrong ha pasado a la historia de la publicidad. Si hasta ahora el heptacampeón del Tour de Francia era uno de los rostros famosos con los que la marca Oakley, ahora debería estar temblando ante la competencia que se le ha venido encima.

Supongo que quienes lean estas lineas no han estado aislados en una profunda jungla del sureste asiático durante semanas o en una profunda cueva haciendo compañía al archivillano Bin-Laden. Por ello conocerán todos los detalles sobre el rescate de los 33 mineros chilenos atrapados a más de 700 metros de profundidad en el norte del país andino. Durante 69 días hemos conocido sus vidas, sus problemas y las dificultades de su trabajos.

Gracias a la ayuda de amigos, patrocinadores e instituciones el desenlace de esta historia ha sido feliz. En el momento mismo que Chris Brogan, asesor de la marca americana, estaba hablando con los miembros directivos de su empresa de cómo Oakley utilizaba la tecnoclogía para conectar con los consumidores, los mineros chilenos lograron contactar de nuevo con sus familias gracias a la tecnología donada, entre otros patrocinadores, por el fabricante de gafas.

Al día siguiente Oakley publicaba la siguiente entrada en su blog:

“Hace unas semanas, Oakley  se puso en contacto con Jonathan Franklin, un periodista que trabaja para Addict Village, una pequeña agencia de medios de comunicación en Santiago de Chile. El Sr. Franklin estaba cubriendo las tareas de rescate y recomendó los productos de Oakley a la aseguradora de salud privada chilena, conocida como ACHS “Asociación Chilena de Seguridad,” para proteger los ojos de  los mineros una vez que salieran a la superficie.
En base a sus requerimientos y especificaciones completas del producto, Oakley donó 35 pares de Oakley Radar ® con lentes Negro Iridium ® y lentes en Camino ™ para los mineros que necesitaran protección ocular tras la salida de la mina. El ministro de minería, Laurence Golborne (que dirigió el rescate) ha solicitado usar par adicional para mostrar la solidaridad con los mineros.
Oakley Radar ® gafas de sol, la elección de los mineros chilenos.”

¿Filantropía o “product placement”?

Las gafas donadas tenían un coste unitario de 120 €. ¿Cuál ha sido el valor de la publicidad? No tiene precio. O casi. Según CNBC las apariciones publicitarias tuvieron el siguiente retorno:
En lo referente en apariciones en las televisiones de todo el planeta, Oakley obtuvo 41 millones de dólares en tiempo de publicidad equivalente, según una investigación realizada por CNBC para Front Row Analytics, firma dedicada a la evaluación de los  patrocinios.
En cuanto a la distribución de dichos beneficios por países, Oakley obtuvo un mayor éxito en China (1,7 millones de dólares), 6,4 millones en los Estados Unidos, 898.000 dólares en el Reino Unido y 703.000 dólares en Chile.

Oakley fue una de las marcas más visibles entre las que realizaron aportaciones a los esfuerzos del rescate, pero no fueron los únicos.  La broca de la perforadora fue desarrollada por el Center Rock,  el taladro de perforación de se obtuvo gracias a la colaboración de Schramm Inc., ambas empresas situadas en Pennsylvania. Una compañía llamada Zephyr desarrolló la tecnología hizo posible el sistema para el soporte vital de los mineros.

Nuestro querido Wall Street Journal publicó una artículo titulado “El capitalismo salvóa los  mineros” donde se detallaba qué otras empresas hicieron que el rescate fuera posible. A juzgar por los sitios web de dichas empresas, la mayoría de los donantes se sienten orgullosos de sus contribuciones. ¿Por qué no?

El Huffington Post efectuó la siguiente pregunta entre sus lectores: “¿Las acciones de Oakley son de buen gusto?”
Las opciones de respuesta de la encuesta eran las siguientes: (a) Recomendable (B) Despreciable. (C) Probablemente bien intencionadas, pero también bien pensadas.
El  9,83% de los lectores de The Huffington Post opinaron que la acción de Oakley fue  “En algún modo despreciable”. Habría que pensar en la auténtica necesidad que tenían los mineros de una protección ocular. En caso positivo, ¿hay algo realmente malo en este tipo de acción?. Habría que preguntarse que opinan los lectores si supiesen que  Steve Jobs donó un  iPod a cada minero?

¿Cuál es su opinión sobre la idea de que la donación de Oakley ha ayudado a los mineros? ¿Es una acción altruista u oportunista?  Yo tengo mis dudas.

Anuncios