Archive for noviembre, 2010


IAB presentó en el  IV Festival de Publicidad Digital Inspirational wwweding, el II Estudio de Redes Sociales realizado en España. Los datos más significativos son que el consumo que los internautas hacen de los medios sociales ha pasado del 51 por ciento en 2009 al 70 por ciento en 2010. Facebook ha consolidado su uso, mientras que Twitter ha experimentado el crecimiento más rápido.

Los datos de este estudio, elaborado por Elogia Marketing Singular y IAB, situan a Facebook (96%), Tuenti (62%) y Twitter (50%) como las redes con mayor notoriedad entre los usuarios de Internet. Sin embargo, una cosa es la notoriedad y otra el uso, en este apartado Facebook arrasa con un 89%, YouTube alanza un 60% y Tuenti la nada despreciable cifra del 44 %. Mientras que estas redes crecen, hay otras como My Space o Hi5 que pierden adeptos.

Facebook es para seis de cada diez encuestados su red favorita. Las razones se reducen a que es una plataforma que también usan sus amigos y a través de la cual pueden contactar con ellos, que es práctica, popular y que tiene juegos o aplicaciones. Lo más valorado en Tuenti es, por su parte, la facilidad de uso, después llega la razón de interactuar con los amigos por esa vía.  Linkedin aparece como la red más valorada una red de la que la mayoría, reconocen, que no podrían prescindir.

Al margen de lo anterior, la revolución en Internet tiene nombre propio: Twitter. La red de los 140 caracteres es la que más ha crecido y se ha popularizado este año. El 24% de los internautas la diferencian del resto por que es rápida y directa. La mayoría la usan en combinación con Facebook, la actividad predominante es leer tweets y lo que más sorprende es que un 44% de los usuarios siguen a personajes de la vida pública en general.

El estudio demuestra también que los usuarios de redes sociales son más activos en Internet que el resto. Utilizan en mayor grado los programas de mensajería instantánea, ven más televisión online y compran más por Internet. En definitiva, tienen un perfil “más social”, pero también realizan más actividades offline que los no usuarios.

Los que todavía no pertenecen a ninguna red social se excusan indicando razones de desinterés, desagrado, falta de tiempo o la desconfianza, la razón más utilizada por las mujeres. Estos matices que pueden venir muy bien a los anunciantes a la hora de plantearse el modo de acercarse a su público objetivo vía Facebook, Twitter, Tuenti, etc. Y es que, el estudio deja patente la oportunidad comercial que las plataformas sociales tienen para los anunciantes. El nivel de menciones de marcas en las redes es enorme, Nike, Coca- Cola o Adidas lideran el ranking de las más populares. Respecto a la integración de la publicidad en nuestro espacio social, al 58 % ni le gusta ni le disgusta, y solo el 22% dice rechazarla.

Anuncios

Javier es un gran amigo y compañero. Pasa ya del medio siglo convertidos en sabiduría, generosidad acompañadas de una pizca de vehemencia. De conversación inteligente e ilustrativa, Javier ha pasado toda su vida en el tajo. Dueño de una pequeña agencia a principios de los ochenta y fotógrafo incansable durante dos décadas, finalmente consiguió una plaza de profesor, por méritos propios, en la Universidad de Málaga.

Nuestro profesor es una persona descontextualizada, educado como otros muchos, en unos valores que hoy en día ya no existen, ha entendido, con pesar, los valores de la postmodernidad. Este es el festival y el mundo de don Gañofa y doña Valvulina, aquellos niños listillos y envidiosos que engañaban al resto de sus compañeros en el patio del colegio. Los que trapicheaban con los cromos, los que nos copiaban los deberes que no hacían.Comparativa por Comunidades Atónomas
Estamos en los albores de la sociedad “low cost”, todo es momentáneo y nada está realizado con la suficiente profesionalidad, nadie es responsa. Las calles están repletas de Gañofas, hagamos un somero análisis:

En la cúspide de la pirámide se situarían los políticos. Esa especie de superpredadores que hace mucho tiempo olvidaron el sentido del deber, el honor y todos esos conceptos por los que alguna vez se movió el mundo. Les encanta subirse los sueldos, tirar de visa y coche oficial (más de 35.000). Cualquier escalafón dentro de la “partidocracia” es bueno, especialmente aquellos que permiten colocar a amigos, pelotas y sinvergüenzas. Todo por “el bien del partido”. De ahí al estrellato. Comilonas en los mejores restaurantes que inutilizan sus escasas neuronas centradas en sobrevivir en un medio osti,l repleto de congéneres siempre dispuestos a asestar el zarpazo que los apee o los jubile de unos puestos en los que la inteligencia, la experiencia práctica y la honradez son pasaportes directos a las mazmorras de estas terribles organizaciones. Todo enarbolando la bandera de localismos, regionalismos y nacionalismos que únicamente han servido para cargarse el sistema sanitario, educativo y hallan dejado hecho trizas el estado del bienestar.
Casi al mismo nivel se encontrarían los miembros del complejo financiero, ejecutivos agresivos que se chotean de los políticos a los que consideran unos muertos de hambre, pero a los que pelotean sin rubor con tal de conseguir prebendas y favores. El efecto más terrible de la fusión de estas dos castas, ha sido el endeudamiento masivo de los ciudadanos entrampados en hipotecas que, en muchos casos, son inasumibles en la actualidad. Autenticos valvulinas que han conseguido, por el morro ,que la pasta de todos salve sus maltrechos negocietes, en especial las Cajas de Ahorros, controladas por unos partidos políticos que ven en ellas un “colocadero” y una fuente de ingresos para sus avidos aparatos.

Tras los superpredores se colocan los servidores públicos y los sindicalistas que se empeñanen defenderlos. Millones de funcionarios se encargan de que el país se arrastre moribundo colapsando la administración. Muchos de ellos, sobre todo en las administraciones locales y autonómicas, han sido agraciados con un puestito gracias a sus contactos con los superpredadores. Un auténtico esquema mafioso que en nada beneficia a los ciudadanos que sufren a diario la falta de educación, la desmotivación y la corrupción moral de unos auténticos desagradecidos. Junto a ellos, la caterva de sindicalistas que viven de las subvenciones públicas (salvo los sindicatos anarquistas) y que únicamente se preocupan del número de liberados y de cuantos puestos pueden pastelear para sus amiguetes en las administraciones públicas.

Parte de este nicho también lo ocupan una serie de emprearios esclavistas empeñados en hacer dinero a costa de la sangre de sus trabajadores. Confunden productividad con peloteo y calidad con jornadas de sol a sol frente a un puesto de trabajo. Sus relaciones con el complejo político financiero son excelentes ya que tratan de beneficiarse al máximo de todo tipo de dádivas y subvenciones. De sus filas parten las presiones para acabar con el exiguo estado del bienestar del que “disfrutamos” y del que irremisiblemente nos debemos despedir.

La base de la pirámide esta ocupada por millones de currelas, muchos de ellos en paro, miles de empresarios que intentan sacar a flote sus pymes empeñando hasta el último euro que poseen, una juventud a la que le han robado el futuro y algunos hombres buenos que se niegan a participar del festín del “todo gratis” en el que se han instalado sus congéneres. ¿Se extrañan todavía de que la desafección, el nihilismo y la acracia se hayan instalado entre nosotros? Quizás lo que les haría falta es que tomásemos las calles como en Francia. Entonces se iban a enterar.

Algunos lo venimos diciendo por activa y por pasiva. Escuchamos el mercado, analizamos datos y llegamos siempre al mismo punto muerto. La publicidad en los medios tradicionales, sobre todo en la prensa, se agota. A la crisis económica, que ha vaciado las arcas antes repletas de empresas e instituciones, se une a las nuevas tendencias del marketing y estas no pasan por un medio que pierde lectores y tiene que recurrir al suicidio con tácticas como las de comprar un periódico local regalándote uno de tirada nacional. Ya lo dijimos, los lectores de la prensa se mueren, los medios digitales arrasan entre los usuarios. Información instantánea y de calidad. El problema es cómo convertir ese flujo de lectores digitales en negocio, la publicidad por clicks no es creíble, los anunciantes y planificadores demandamos impactos efectivos. Todo un reto con una enorme recompensa para quien encuentre la solución.Facebook y la publicidad

En esta carrera por la captación de anunciantes las redes sociales y en especial Facebook, llevan una delantera sin parangón. Este no es sólo el territorio favorito de millones de internautas: también lo es de las empresas. Las últimas cifras indican que durante el tercer trimestre de este año uno de cada cuatro anuncios gráficos que los internautas estadounidenses vieron en la Red, estaban en Facebook. La red social de Mark Zuckerberg, que ya cuenta con más de 500 millones de usuarios, se ha convertido, según los últimos datos publicados por comScore, en una opción preferente para los anunciantes.
Durante el tercer trimestre del año las impresiones publicitarias gráficas (se incluyen anuncios rich media, anuncios en vídeos y banners de todos los formatos) crecieron un 22%, lo que demuestra una importante recuperación del sector. En total, los internautas estadounidenses consumieron 1,28 billones de anuncios. De esa cantidad, el 23,1% (297.000 millones de anuncios) aparecieron en Facebook, que se convierte así en el primer destino de las impresiones publicitarias, con un crecimiento del 13,9% respecto a 2009.

La ventaja es abismal, cumpliendo la ley del marketing de que las distancias son exponenciales entre el primer posicionado y el siguiente. El segundo en la lista, la red de Yahoo Sites recibió el 11% de las impresiones (140.000 millones). En tercer lugar aparece la red de Microsoft, con el 5% (64.000 millones) y en cuarto la cadena Fox Interactive Media, con el 3.8% (48.000 millones).
Uno de los motivos puede ser el precio inferior que cobra Facebook por las impresiones de los anuncios respecto a su competencia. Su capacidad de segmentación y penetración serían otro de los motivos, nicho en el que ni siquiera Google puede ofrecer tantas posibilidades.

Los soportes tradicionales han de tomar nota, y no solo eso, muchos deberán ceder el control a los departamentos de marketing que deberán redefinir unos productos heridos de muerte.

Uno de los efectos más indeseables de la guerra global contra el terrorismo fue el aumento de la vigilancia que ejercen los gobiernos, en nombre de la seguridad, sobre las comunicaciones. En un mundo tan complejo donde la red ha invadido todos los ámbitos de la comunicación y nuestras vidas pasan a ser bits y datos digitales. Podría pensarse que el cambio que se produjo en la administración norteamericana habría relajado la labor de control y espionaje ejercida sobre los ciudadanos del planeta pero no ha sido así.

Sin embargo, la administración Obama ha ampliado la vigilancia masiva sobre las comunicaciones electrónicas personales en las que se incluyen la supervisión de Internet así como de los ordenadores privados. La cosa no queda ahí, existe un importante paquete de leyes que confieren atribuciones a las agencias gubernamentales responsables de la vigilancia. Uno de los problemas es conocer las agencias que ejercen ese control, sabida es la opacidad de muchas de ellas y la dificultad de su control por parte del órgano legislativo.

 

Internet, campo de batalla

Como parte del modo de pensar norteamericano, el gobierno ha reclutado a empresas privadas para efectuar esta vigilancia. Un aterrador ejemplo de este plan es el Acta de Caber Seguridad 2009. En ella se faculta, tras declararse una emergencia cibernética, a controlar las redes privadas de ordenadores así como a clausurar, mediante orden presidencial, todo el tráfico de Internet en los EE.UU. La misma ley permite un “mapeo periódico” de las redes privadas críticas para la seguridad nacional así como exigir a los compañías proveedoras “compartir” la información con las agencias gubernamentales que lo exijan.

El ejemplo norteamericano es seguido de cerca por los gobiernos europeos en un intento de controlar, inicialmente las supuestas amenazas terroristas a pesar del músculo demostrado por organizaciones civiles y algunos ejecutivos por limitar el acceso a los datos que los ciudadanos exponen en la red.

 

El origen

El origen del espionaje electrónico tiene sus inicios ya en la década de los cincuenta cuando se desarrollan los primitivos programas de espionaje telefónico. Hace una década se dio a conocer el programa “Carnivore” utilizado durante años por el FBI para controlar los movimientos terroristas. El programa se instala en los servidores telefónicos y de Internet y tras una solicitud judicial rastrea las comunicaciones del sospechoso en cuestión. Su homólogo europeo recibe el nombre de Enfopol, que está bajo control de un comité creado bajo los auspicios de los acuerdos de Maastrich que posee la denominación de Comité K4. Una de sus recomendaciones era que se adoptase su resolución de control de las comunicaciones sin necesidad de debate público.

Echelón, la red espía

Pero la más potente herramienta de espionaje electrónica está en manos de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana (NSA) y que tiene por socios a los servicios secretos de Reino Unido, Canadá y Nueva Zelanda. Su nombre, Echelón una red espía de 120 satélites y que controla más de tres billones de comunicaciones simultáneas. La utilización de Echelón ha sido controvertida, se acusa al gobierno norteamericano de ponerlo al servicio de la compañía Boeing para conocer las ofertas de su competidora europea, Airbus y superarla en diversas adjudicaciones. También se ha especulado que uno de los acuerdos a los que llegó la administración Aznar y la del Presidente Bush sobre la utilización de dicho sistema para perseguir a los terroristas de ETA, gracias al apoyo español a la invasión de Irak y la invasión de Afganistán.

Los gobiernos de otros países han desarrollado servicios similares como el israelí (que con toda probabilidad tiene acceso a Echelón), Rusia bajo control del FSB y China. El gobierno de este último utiliza de manera masiva a hackers que se encargan de infiltrarse en las redes militares occidentales así como del robo de documentación comercial, proyectos y patentes. El ascenso del gigante asiático ha venido acompañado de una intensa actividad de su espionaje, sobre todo, de las comunicaciones electrónicas, suponiendo una de las mayores amenazas para la seguridad y libertad de los ciudadanos occidentales.

Es de prever que la tensión entre los derechos fundamentales y las capacidades tecnológicas de estos programas vayan en aumento. Bajo el manto de la lucha contra el terrorismo se abre un espacio donde la libertad pierde terreno a pesar de que el mecanismo más utilizado por el terrorismo islámico son los correos humanos, indetectables por la tecnología.

Artículo publicado previamente en El Analítico

Todo se juzga por la apariencia; lo que no se ve no tiene valor, no es bueno perderse entre la muchedumbre ni quedar en el olvido. Hay que destacar. Llamar la atención a toda costa. La historia contemporánea ha supuesto el fin del ciudadano abstracto y el principio del “sobjeto”, interactivo, despojado de los caracteres que nos blindan de las influenzas exteriores. Sigilosamente se ha colado entre nosotros el sujeto dúctil que vive en la época conectiva carente de corte político, filosófico o moral. Es la época de la colectividad acefálica y en este contexto, ¿qué hay mejor que convertirse en un producto?

Si su hedonismo, necesidad de equilibrio emocional o su miedo al vacío de la soledad es notorio, no se preocupe, renunciar al concepto de ciudadanía y avanzar al mundo del “yo-producto” aliviará sus penas.Belén Esteban, mujer producto

Defínase, ese el primer paso que debe dar. ¿Quién es usted?, no debe padecer la misma enfermedad que el resto de los productos, no intente ser de todo para todos. La parte más difícil es escoger el concepto específico del cual partir; no obstante deberá hacerlo si quiere sortear la barrera de la indiferencia de las masas. El primer paso será entonces aislar el concepto que usted utilizará para establecer una posición a largo plazo. Algo que no resulta fácil pero cuya recompensa puede ser magnífica.

El segundo paso es asegurarse de que su nombre es el correcto. ¿Sabe quien era Marion Morrison? Sí le sonará, sin embargo, el nombre de John Wayne. Evite siempre la trampa de la falta de nombre y cuando lo elija tenga en cuenta que conecte con la base sociológica a la que quiere dirigirse. ¿Recordaría alguien el nombre de Stafani Joanne Angelina Germanotta? Pero si les decimos que se trata de Lady Gaga todo cambia.

Una vez que hemos seleccionado un nombre, tendremos que buscar una idea que montar. Sabemos que una idea nos puede llevar a lo más alto; pero en ocasiones las personas esperan demasiado de una idea. Usted debe estar dispuesto tanto a exponerse al ridículo y a la controversia, como a ir en contra de la corriente.

El siguiente elemento sobre el que debemos trabajar es la fe. Debemos confiar en los demás y en sus ideas. En muchas ocasiones las mejores ideas para aplicar sobre nosotros mismos vienen de terceras personas ya que nosotros no nos vemos igual que los demás.

Parece sencillo pero usted corre el riesgo de convertirse en un producto que nunca hubiera deseado. Este es el caso de la inefable Belén Esteban, un producto sin control propio con fecha de caducidad. La madrileña se arrastra por Telecinco que la explota a placer ofreciendo al público todos los detalles de su vida personal, baños de lágrimas incluidos, sin otro aliciente que el de un rostro desfigurado por una terrible cirugía estética y una cortedad de neuronas apabullante.Lady Gaga en una de sus presentaciones

Mantenerse en la cúspide necesita de inteligencia y autocontrol. Manejar a la perfección las dosis adecuadas de misterio y novedad. Ahí tienen el ejemplo de Lady Gaga, una alumna aventajada del marketing y el personismo. La diva del siglo XXI es la persona más buscada en Internet, sus apariciones públicas van acompañadas siempre de una mezcla muy estudiada de polémica y novedad. Vestidos confeccionados con lonchas de carne, taconazos y pelucones imposibles forman parte del universo kitch de este producto pensado para un consumo rápido.

Las tecnologías 2.0 ayudan a la promoción y a la ilusión de un contacto permanente entre fans y las rutilantes estrellas del panorama mediático. Genere ruido en redes sociales, webs y no se olvide del mundo catódico y su émulo youtube.Un consejo final, no es bueno estar siempre en el candelabro “desaparecer” para reaparecer con más fuerza y nuevas ideas puede ser una de las mejores estrategias que usted pueda seguir.

A %d blogueros les gusta esto: