Ejercer de visionario tiene los riesgos del Oráculo de Delfos, acabar intoxicado y desprestigiado, sin embargo, en este planeta tan localmente globalizado poder revisar en retrospectiva lo que viene sucediendo en el mundo de las marcas nos permite confirmar 11 realidades a las que las empresas deben prestar atencion para adaparse a este contexto.
Descifrar cuáles serán las necesidades, expectativas, actitudes y emociones de los consumidores es todo un desafío. Trabajar en el mundo del diseño y de las marcas nos permite identificar lo que va a suceder y pensar con antelación cómo se plantearán esos nuevos escenarios para que las marcas estén listas para evolucionar.
Estas 11 realidades se revelan como el mejor aliado para todos aquellos que trabajen con y para las marcas. También para muchas compañías, pues adaptarse a este nuevo escenario requerirá de cambios que van mucho más allá del departamento de marketing. El cambio cultural, social y mental es el que lleva más tiempo y el más duro de atravesar pero igual hay que enfrentarlo. Es una nueva oportunidad para convertir a esta era en un tiempo de experimentación.
1) Los imprescindibles valores
Lo que necesitan las marcas en esta nueva década es un conjunto de valores que apoye el buen comportamiento y recupere la confianza de los consumidores. Los considerados valores fundamentales son: la simplicidad, la transparencia, la asequibilidad, la cercanía y la confianza. 

2) Hablamos siempre de emociones
En estos días, al consumidor no sólo le atrae que el acto de compra se convierta en una experiencia en sí mismo, sino que exige que así sea. Los productos y los servicios son atractivos por las sensaciones que experimentamos cuando los consumimos. El inconsciente desarrolla una conexión invisible con esos estímulos.
Las marcas necesitan y deben ir más allá de lo simplemente racional.

3) Seamos inigualable
Cuando alguien dice somos únicos pienso: “todos somos únicos, ¿qué diferenciación es esa?”. Lo importante es ser inimitable. Los responsables de las marcas deberán aprender que es lo que realmente dirige su categoría, conocer de primera mano lo que los consumidores esperan y saber dónde concentrar los esfuerzos de la marca. El Brand Equity jugará un rol preponderante. Por eso es elemental encontrar el espacio de la marca, definirlo y apropiarse de él.

4) Evangelizar es necesario
Los “empleados de cara al cliente” deberán concentrarse en atraer, satisfacer y mantener a sus clientes. Las perspectivas de empleo siguen siendo escasas en 2011, y cada empleado quiere mantener el trabajo que tiene. Este año, el esfuerzo de todo el mundo estará centrado en potenciar el rol de los empleados como embajadores de la marca.

5) Responsabilidad Social Corporativa
Los esfuerzos en RSC deben ser creíbles y sostenibles. Además, deben conectar con el cliente. Varios estudios demuestran que el consumidor prefiere a una empresa que tenga valores y responsabilidad. El planeta necesita del compromiso de las empresas.

6) Ser Reconocible
Es uno de los puntos críticos, especialmente en esta época de proliferación de productos, mensajes, canales y servicios. Aquellas marcas que puedan ofrecerla, sea a través del diseño en sus productos o de los servicios que brinden, lograrán una ventaja competitiva extraordinaria. El diseño manda en esta nueva era: “buen diseño significa buen negocio”. Diferenciese. Sea reconocible.

7) Comunicación bidireccional
Los consumidores hablan más entre sí que con las marcas. Este intercambio de información fuera del espacio de las marcas será uno de los puntos calientes del 2011. Los consumidores se sentirán más confiados y más cómodos para recibir información real sobre los productos o servicios aunque la fuente sea desconocida. Ese flujo de comunicación será el canal a seguir. Las marcas necesitan de un “feedback” positivo, pero más aún, de un mayor entendimiento acerca de su sector y de lo que la gente espera de ellas.
Es fundamental profundizar en este punto. Se refiere a la forma en que marcas y consumidores puedan tener una mejor relación. El principal objetivo a alcanzar en el futuro es “brand engagement”. Lograrlo con los métodos, formas y manuales de antaño será una tarea imposible. Es necesario humanizar las marcas. Las marcas más humanas son más cercanas y tienen más posibilidades de éxito. La buena gestión de una crítica negativa puede transformarse en un buen activo.
Recuerde: La conversación esta sucediendo estes participando o no.

8) Hazlo simple

El consumo online y móvil seguirá su vertiginoso crecimiento. Cuanto más sencilla y fácil la transacción en Internet, más éxito y rédito tendrá la marca. Aquellas marcas que no se adapten sufrirán. “Customizar” la experiencia de compra potenciará la fidelización. El consumidor le da mucho valor a que la marca conozca sus gustos y necesidades y se las ofrezca.
La revolución móvil ya se encuentra aquí. Se prevé que el consumo vía smartphones en USA crecerá de 2.200 millones en 2010 a más de 100.000 millones en 2015.

9) Experimenta para ganar
La competencia será cada vez más feroz. Internet ha cambiado el tablero y los consumidores deberán conocer primero la marca para luego llegar a considerarla. Tener un buen diseño en la web permite una eficaz primer impresión.
Conocer por qué un consumidor se hace fiel a una marca puede ofrecer una gran ventaja. Más aún si la marca quiere entrar en segmentos desconocidos, llenos de potenciales consumidores.
Experimentar es para valientes. Hay buenos ejemplos de marcas españolas que se animaron y han triunfado. Es posible equivocarse, en este terreno de incertidumbre el que no se equivoca es porque no esta probando. Pruebe, equivóquese y aprenda.

10) Se real

Las marcas difícilmente ofrecen una satisfacción real a las expectativas de los consumidores. Cada día muchos consumidores incorporan con gran voracidad las propuestas novedosas y creibles. Las promesas de las marcas deben cumplirse. La gente quiere creer y esta dispuesta a reestablecer la confianza en las marcas. Ser real, creible, honesto, simple y transparente es mandatorio.

La clave: prometer menos de lo que se ofrece y ofrecer más de lo que los consumidores esperan.

11) Adaptaté a la era digital
Las empresas deben interiorizar que el futuro digital viene llegando con la fuerza de un tsunami. Las marcas deben incoporar la adaptabilidad a estos nuevos medios. El desafío es titánico pero el beneficio será extraordinario. Los videos, las App´s, la irrupción de las tablets y los smartphones no pueden estar ajenos a ninguna estrategia de marca. Invertir en este ámbito resultará estratégico.
De todos modos, se debe ser muy cuidadoso en esta era de las redes sociales.
No hay que hacer siempre lo que hacen los demás ya que la coherencia es el pilar a largo plazo.

Anuncios