Ya lo anunciabamos en nuestra anterior entrada del blog. El nuevo algoritmo de Google, Google Panda (que mono el osito chino), se ha vuelto internacional y ya está disponible en todas las versiones de Google Search excepto la japonesa, coreana y china. Hasta el momento las prubeas se habían realizado con la versión internacional del buscador.

A nivel de usuario los cambios no se notarán gran cosa: se podran seguir realizando las búsquedas en Google como siempre. Sin embargo,  los resultados que vamos a encontrar serán ‘de mayor calidad’, penalizando a las granjas de contenido y a los sitios que usan contenido de otras Webs. El nuevo algoritmo tiene un impacto relevante a nivel de SEO ya que obligará a cambiar las estrategias de posicionamiento. Se busca premiar la originalidad, los contenidos de calidad superando el antiguo sistema de indexación y ordenación de las páginas web según criterios computables matemáticamente, introducidos en los robots que rastrean la web.

Uno de los factores más importantes de este algoritmo es la cantidad de sitios que enlazan a una página determinada. Pero este sistema está quedando en entredicho y el uso y abuso de las estrategias de posicionamiento está diciendo a Google que su algoritmo no es infalible. Desde hace tiempo, blogs, revistas, diarios, y otras webs de comunicación se están quejando de que sus contenidos aparecen copiados en otros sitios mejor posicionados en los resultados de búsqueda de Google. Ahora está pasando algo parecido con los enlaces. Las “granjas de contenidos” han aparecido en los últimos tiempos como setas. Estas plataformas agregadoras que se limitan a parasitar contenidos ajenos, y sitios creados específicamente para posicionarse en los primeros resultados de Google. Esto significa una amenaza para Google y su buscador.

Google ha introducido en su navegador Chrome la posibilidad de que el usuario bloquee la aparición de sitios que considere irrelevantes o molestos, en las futuras búsquedas. No hay que perder de vista estos cambios: Es obvia la intención de situar en primera línea lo social, dando mayor control a los usuarios sobre los resultados. De este modo se incorpora al índice la información sobre Webs que los usuarios rechazan encontrar en sus búsquedas, de manera que Google teóricamente, aprenderá a medida que los usuarios utilicen su motor de búsqueda y declaren su opinión, mostrando cada vez resultados más precisos.
Como curiosidad, las mentes pensantes de Google sacaron a mediados de febrero la extensión para Chrome llamada Personal Blocklist Chrome extensio y sin haber tomado como referencia los resultados que han recibido de los usuarios a través de esta herramienta, han podido comprobar que el 84% de los sitios que los usuarios más han bloqueado en sus navegadores también han sido filtrados por el algoritmo.

Seguiremos informando

Anuncios