Category: SEO


Sigo dando vueltas a esto del negocio en Internet. Me intriga como se realiza la conversión de inversión a negocio puro y duro y “leuros contantes y sonantes”. Empecé dándole vueltas a eso del Twitter, un curioso invento que parece revolucionar nuestra forma de comunicarnos. Pero claro, yo ingenuo pregunto ¿con esos mensajitos de donde se saca la pasta? Twitter logró unir dos universos que parecían divergentes: los mensajes de los móviles con las redes sociales de nuestra vieja internet. La gran ventaja de Twitter es que no cuesta absolutamente nada y su expansión y penetración en el mercado viene creciendo muy rápidamente. Una de las claves del pajarito son los seguidores. Es ahí donde la red social le pondrá valor monetario al deseo de sumar seguidores y desde hace muy poco existe el servicio de “Cuentas Promocionadas”. De este modo, las empresas podrán pagar para aparecer entre las recomendaciones de “a quien seguir”, consiguiendo nuevos consumidores. El funcionamiento es similar a los “tuiteos promocionados” aunque se dirigirán de manera algorítmica a los usuarios con un “target” definido al producto y marcas. Al margen de esto, parece que los chicos de Twitter pretenden implementar su negocio publicitario mediante las búsquedas asociadas a la palabra que se esté tratando de encontrar y con un sistema para contratarla directamente sin pasar agencias. Un modelo de negocio que ya explota Google y teniendo en cuenta que Twitter sigue siendo un buscador flojo y sus usuarios no son tendentes al click, dejan la propuesta en el campo de la duda.

Y es que hacer negocio en Internet sigue siendo difícil. Las cifras de conversión de usuario en cliente de tiendas online son aun bajas. Un estudio publicado por “The e-tailing Group” muestra como ésta se sitúa por debajo del 5%. Según la consultoría Multiplica, “tan sólo el 17,2% de los usuarios que visitan tiendas online lo hacen con la intención clara de comprar”. Una persona tarda tan sólo 0,05 segundos en decidir si una web le interesa. Cómo convertir en cliente al usuario una tienda online, cómo conseguir que pase del clásico “sólo estoy mirando” a la compra, pasa por disponer de estrategias efectivas diseñadas para “retener” al usuario y conseguir que compre.

La motivación es la primera clave. Se debe motivar al usuario para que finalmente compre, tenga o no inicialmente intención de hacerlo. Un estudio de e-Marketer indicaba que un 34%  de los usuarios no suelen encontrar lo que buscan. La organización, al igual que en una tienda física, es esencial. Todo ha de estar visible y ordenado. Así mismo, la percepción de la experiencia de compra debe ser positiva. El cliente debe de tener siempre la sensación de haber conseguido más de lo que esperaba, y no solo nos referimos al producto o servicio que demande, Es muy importante destacar el buscador, añadir diferentes categorías y subcategorías y encontrar recomendaciones y diferentes accesos a los productos.

Por otro lado, también se ha de mejorar la información que se da sobre los productos ya que, para un 8% de los usuarios, ésta es insuficiente. Precio, disponibilidad y envío son datos esenciales en la toma de decisión de compra. Por último, aconsejo que se produzca la integración de canales y productos así como condiciones exclusivas en la red: compra online y recogida en tienda (ahorro en tiempo y dinero como en el caso de Zara), así como dar motivos al usuario para que finalice la compra creando sensación de urgencia con descuentos temporales, por ejemplo.

Anuncios

Que muchas de las empresas de este país se construyen a imagen y semejanza de sus propietarios y de un grupo de empresarios anclados en el tardofranquismo, es algo obvio. Mientras a políticos, expertos de medio pelo, tertulianos y liantes se les llena la boca hablando de modernidad, redes y demás, la realidad siempre se muestra mucho más prosaica, apenas un 30% de las empresas de nuestro país utilizan las redes sociales o los blogs para dirigirse a sus clientes.

La escasa presencia de blogs corporativos en las empresas españolas se compensa, en este caso, con la creciente presencia de las empresas españolas en redes sociales profesionales y abiertas, Facebook, Twitter o Linkedin registran un elevado número de perfiles de empresa y de sus directivos. Con un 60% Facebook es el más utilizado por las marcas españolas seguida de la red de microblogging Twitter.
Aún así, la comunicación en redes sociales sigue siendo uno de los puntos débiles de la empresa española. No en vano, el blog corporativo como medio de comunicación directo o para informar de las últimas novedades y servicios tiene en nuestro país una escasa penetración en comparación con otros países europeos, según un estudio realizado por la agencia NCA, a partir del Social Media Search (SoMeS), la herramienta de medición de audiencias de redes sociales y blogs.

La importancia de los blogs corporativos

Paradójicamente, el blog corporativo es una de las herramientas más valoradas por los usuarios que valoran muy positivamente el acercamiento que este tipo de herramienta ofrece así como el sentimiento de cuidado por parte de la empresa. Estos datos son sorprendentes, aún cuando el costo de tener un blog es relativamente bajo. Los beneficios del blog corporativo son mucho mayores que las desventajas. Los beneficios incluyen:

Visibilidad: Los blogs agregan páginas al contenido de su sitio, siempre relacionado con su esfera de conocimiento, y ayudan a que tanto el público como los motores de búsqueda lo encuentren en línea. Disponga un espacio para los comentarios y tendrá aún más contenido creado por la comunidad de usuarios.

Credibilidad: Cuando los clientes ven que un miembro de la empresa escribe sobre un evento, suceso o producto aumenta la confianza sobre producto y productor.

Diferenciación: Un blog nos diferencia del resto de la competencia y permite que los nuevos visitantes conozcan nuestros productos y nuestro negocio.

Mejor interacción y  reposición de los clientes: Los clientes hacen comentarios -no siempre buenos- a través del blog. Hay que poder aceptarlo, pero le da a uno una gran oportunidad de discutir con la comunidad lo que uno hace.

Inmediatez: El blog permite una comunicación continua y oportuna.

Un blog debe ser informal, al contrario de lo que muchos opinan, pero debe representar a la empresa de manera clara y honesta. Debe estar escrito por una persona identificable, que pueda ofrecer una imagen de su negocio o industria que el resto de los canales de comunicación tradicionales no permiten. Lo interesante sería que una gran mayoría de los empleados sumasen entradas. Haga lo que haga, sean originales. No copien contenidos.Vincúlelo con contenidos relevantes. Atraiga al lector hacia su punto de vista, su experiencia, y de este modo atraerá más lectores a los cuales logrará fidelizar.
En nuestro país, tan sólo el 27% de las empresas españolas utiliza de manera activa estas bitácoras online. Los contenidos audiovisuales constituyen otros de los puntos débiles del empresariado español que mantiene en torno al 33% presencia en Youtube y Flickr, respectivamente, para subir y colgar sus vídeos o fotos.

Resulta fascinante el gigante Google. San Ojos Saltones, ese simpático buscador al que todos nos adherimos sin pensarlo hace una década es hoy uno de los gigantes más aterradores del mundo de la información.
Al margen de sus incontables problemas por la aplicación de sus revolucionarias ideas en cuanto a la privacidad de los ciudadanos se refiere, las sospechas que levanta como monopolio indiscutible y su gestión de los datos extraídos de nuestros navegadores, existen curiosas e incluso malévolas implicaciones cuando trabajamos con el posicionamiento.
Supongo que a estas alturas a la mayoría de los lectores les suena el término “adword”, es decir los enlaces patrocinados que el poderoso buscador coloca por encima de las búsquedas y en la barra lateral. La presencia de los enlaces patrocinados representa una información añadida a los resultados de búsqueda.
La tarea de posicionamiento se ha vuelto en una auténtica obsesión entre todos aquellos que trabajamos en el mundo del marketing. Los enlaces “de pago” pueden generar “ruido” en el proceso de visualización de los resultados por parte del usuario y provocar, de este modo, un cambio en su comportamiento de navegación.

Imaginad que nos hemos matado a posicionar nuestra web y esta aparece en el primer puesto de los resultados de búsqueda, ¿Afecta al comportamiento del consumidor la presencia de anuncios patrocinados?
Pensaríamos que si el resultado de la búsqueda natural en Google es exactamente lo que el usuario está buscando, éste haga clic sobre él. Desafortunadamente, el comportamiento de los internautas es, en ocasiones, diferente al que esperamos, si a esto le añadimos el hecho de que un competidos pudiera aparecer por encima de nuestra web a través de resultados patrocinados, el pánico comienza a calar en nuestros cuerpos.
Recuerdo que uno de los consejos que daba a mis alumnos era que cubriesen todos los huecos posibles para proteger a su marca o producto, principalmente de la competencia y de los intermediarios que se aprovechan de nuestros esfuerzos y que finalmente incrementarán los costes sin aportar clientes.
Entonces, si estamos posicionados los primeros y hemos cubierto todos los huecos ¿Es necesario invertir en enlaces patrocinados? ¿qué puede aportar pagar más por nuestra marca o producto? Pues sencillo: más ventas.

Quien apuesta por pagar y aparecer en los enlaces patrocinados consigue una posición más en la página de resultados, aumentando así las posibilidades de que el usuario visite su web. Recordemos que Google así como los demás buscadores (¿ah, existen otros?), devuelve 10 resultados por cada búsqueda realizada. De estos sólo 6 atraen la atención del usuario (y sólo podremos recordar 5 categorías de producto) siendo el primero de ellos el que tiene un 40 por ciento de posibilidades de ser seleccionado. Si queremos aumentar nuestras posibilidades de éxito, las empresas que están en la primera posición de búsqueda natural por su marca comercial, pueden incrementar sus beneficios hasta un 23 por ciento si además aparecen como enlace patrocinado de esta búsqueda.
Lo curioso es que el hecho de aparecer en los resultados patrocinados no produce un aumento en el número de visitas de la web pero aumenta la propensión a la compra de los usuarios, amentando los ingresos.
El efecto causado es el refuerzo de la marca aumentando la credibilidad de esta. Por lo que no sólo interesa posicionarse el primero sino que pagar por un enlace patrocinado proporciona un plus de ventas en nuestra web. Sin embargo un consejo, en internet no hay reglas ciertas y si usuarios únicos con una capacidad de selección e influencia desconocidos hasta el momento.

A %d blogueros les gusta esto: