Latest Entries »

Mientras en los EE.UU lleva disponible alrededor de un año, en España y Europa la tableta Fire de Amazon sigue sin estar a la venta. Amazon evidentemente trata a su clientes europeos como compradores de segunda categoría ofreciéndoles productos que en los EE.UU están obsoletos. De este modo, Europa se convertiría en el mercado donde deshacerse de los excedentes de producción y dónde optimizar los gastos de i+D. Es gracioso que se comparen las estrategias de Apple y el almacén on line, si bien es cierto que cuando se lance el nuevo Kindle Fire se rebajaría en 50 dólares el precio de su antiguo ‘tablet’ Kindle Fire, de siete pulgadas. La compañía pretende lanzar esta nueva versión de Kindle Fire, junto a nuevos ‘eReaders’, a principios del tercer trimestre de este año, por lo que el actual Fire de Amazon se quedaría en 149 dólares. Pero mientras la estrategia de Apple es global, Amazon se empecina de reservar sus mejores productos (y muy competitivos por cierto) para los clientes norteamericanos.

Presentación Kindle Fire Amazon

Marketing, Amazon, Comunifrikis, Gorka Zamareño, Comunicación

Amazon no solo ha pensado en competir con Apple sino también en copiar su estrategia de negocio. Cuando los de Cupertino se preparan para el lanzamiento de un nuevo iPad rebajan el modelo anterior hasta en 100 dólares. Y Amazon irá más allá presentando una nueva tienda “on line” de música, negocio en el que Apple posee una supremacía indiscutible.

Amazon lance un nuevo ‘tablet’ de gama alta siete pulgadas con una resolución de pantalla de 1280 por 800 a un precio de 199 dólares en EE.UU. en el tercer trimestre, mientras que liberaría el modelo de siete pulgadas existente, ofreciendo una resolución de pantalla de 1024 por 600 y por 149 dólares.
La pregunta es, ¿Cuanto tiempo tendremos que esperar para que Amazon nos ofrezca sus tablets de última generación en vez de pobres lectores con pantallas nonocromo?

Anuncios

Las redes sociales llegaron para quedarse. Desde su tierna infancia en el campus universitario de Harvard hasta la actualidad, como relató David Fincher, el fenómeno se ha expandido para convertirse en una realidad cotidiana. Asumiendo los regionalismos como Tuenti en España o Weibo en China, el hecho es que Facebook es el líder con 900 millones de usuarios en todo el mundo y un valor accionarial (a la baja) de 82.000 millones de euros. Estos números son impresionantes para cualquier campaña de marketing a lo que debe sumarse la capacidad de segmentación de las redes sociales. Pero surge una pregunta ¿vende realmente Facebook?

La duda se surge de los datos de las empresas que han aberto tiendas dentro de la red social, las campañas realizadas y los dispares datos ofrecidos en diversas investigaciones publicadas durante las últimas semanas. La última puesta sobre el tapete por la propia compañía bajo el rimbombante titular: FACEBOOK Y COMSCORE AFIRMAN QUE ‘FACEBOOK VENDE’

Según los datos proporcionados el ROI de las 60 campañas analizadas, el 70% obtuvo un retorno del triple o más de la cifra invertida en anuncios pagados o patrocinados. Y va más allá: el 49% multiplicó la cantidad por cinco.

comScore apuntala estos datos en su informe anual ‘Power of Like’ –El poder del ‘Me gusta’– afrimando que hay una relación entre ser fan de una marca o amigo de un fan y ser comprador de esa marca. De este modo , los fans de Best Buy en Facebook pasan un 131% más de tiempo en las tiendas de Best Buy -y en online- que el usuario medio de Internet.

“Power of Like”  indaga en algo muy interesante: ser fan o amigo de un fan de una marca hace que se compre más esa marca, tanto en las tiendas físicas como online. Para llegar a esta conclusión se tomaron datos durante 4semanas después de ver mensajes de Starbucks en Facebook.  Los fans y todos sus amigos compraron en Starbucks con un 38% más de frecuencia (earn media). Cuatro semanas después de ver mensajes de las tiendas Target en Facebook, los fans de la marca y todos sus amigos compraron en Target con un 21% más de frecuencia (earn media).

Datos contradictorios

Sin embargo, estas cifras no encajan con las que aportó el pasado 6 de junio un sondeo de opinión realizado por Reuters/Ipsos. Esta investigación concluía de forma palmaria que “la publicidad en Facebook no influencia en los usuarios”.

La encuesta reflejaba que cuatro de cada cinco usuarios de Facebook nunca han comprado un producto o un servicio influidos por  la publicidad o los comentarios en la red social.  Además, el 34% de los usuarios de Facebook entrevistados pasó menos tiempo en la página web que hace seis meses, mientras que sólo el 20% le dedicó más tiempo. Los datos ponen en evidencia las preocupaciones de los inversores sobre la capacidad de monetizar Facebook, cuyas acciones cayeron un 29% desde que saliera a Bolsa el pasado 18 de mayo, reduciendo su valor de mercado en 30.000 millones de dólares (24.028 millones de euros) desde unos 74.000 millones de dólares (59.271 millones de euros).

Siempre he odiado la cuantificación de la invrsión y su retorno. Sí se que es algo necesario en el marketing y en cualquier empresa medianamente seria. Sin embargo, tras década y media dedicándome a la comunicación y al marketing todavía hoy sigue siendo una tarea complicada para mi. al margen del conocimiento de marca o branding como le gusta a los modernos denominarla, la discusión en torno a su cálculo continua acrecentada con la necesaria valoración de los activos que las redes sociales suponen para las empresas.

ROI es un valor que mide el rendimiento de una inversión, para evaluar qué eficiente es el gasto que estamos haciendo o que planeamos realizar. Existe un fórmula que nos da este valor calculado en función de la inversión realizada y el beneficio obtenido, o que pensamos obtener.

(Ingresos – Costes) / Coste

Supongamos que haciendo una inversión de 1000 euros en publicidad obtenemos 2500 euros en ventas en nuestro sitio web. Entonces el ROI sería según Adwords, (2500 – 1000) / 1000 = 1,5 (sacaríamos un 150% a nuestra inversión de publicidad). Este valor nos vendría bien para calcular la efectividad de una campaña, pero un analista habría tenido en cuenta también que para vender 2500 euros en productos has tenido que hacer una inversión, no sólo en la publicidad de Adwords, sino también en personal para procesar los pedidos, logística para envío y recepción de mercancías, etc. Luego el ROI real de la campaña habría que calcularlo teniendo en cuenta también nuestro coste operacional para obtener esos ingresos, tal como describíamos al principio del artículo. Por ejemplo, si calculando porcentualmente, el coste para distribuir los pedidos ha sido de 200 euros, el ROI en este caso sería (2500 – 200 – 1000) / 1000 = 1,3.

Entonces para ser exactos deberíamos obtener las siguientes magnitudes:

Primero determinaremos el coste por venta (CPA o Cost Per Adquisition):
Gasto en publicidad (MKT) / nº de ventas = CPA

ROI:
Beneficios * 100 / Gasto en anuncios = ROI o (Ingresos-Costes Operativos-Distribución-amortizaciones)/Gasto Publicitario

Para simplificarlo deberíamos asignar una cantidad fija calculada a nuestros Costes Operativos, de Distribución y Amortizaciones de manera que se pueda detraer de manera automático de los ingresos y tener así un dato de beneficio bruto. Con esta cifra podremos hacer la conversión.

A toda acción de marketing hay que añadirle el valor de las noticias generadas en los medios que son fácilmente cuantificables detrayendo el descuento que cada medio nos realice a nivel publicitario. Es decir si  se publica una noticia sobre nosotros a 3 columnas con foto, deberíamos hacer una conversión a módulos y tipo (B/N, Color, par o impar) para hallar el precio que tendría la inserción y restar el descuento habitual aplicado.

Más allá, el impacto de conocimiento sobre la marca sólo se puede medir con encuestas o paneles al margen de las ventas.

Imagen

Redes sociales

En redes sociales todavía se está investigando y discutiendo como obtener el coste/beneficio y valor de las acciones y seguidores. Debemos tener en cuenta:

  • Podemos intentar comparar el consumo de fans con el de aquellos clientes que no lo son.

  • Hacer comparativas entre el comportamiento de un cliente antes de seguirnos por medios sociales y después de hacerlo.

  • En qué medida las promociones tienen más éxito al ser comunicadas en redes sociales.

  • Cómo influye la percepción de marca en el consumo de nuestros clientes y hasta qué punto los nuevos medios las están modificado.

También deberíamos observar la reducción de costes que supone tener un canal de comunicación directo, como ejemplo:

  • Comparar el coste de resolver incidencias a través de medios sociales con el coste de la resolución mediante un call center.

  • Comparar el coste de enviar tráfico a la web mediante publicidad en buscadores con el de social media.

En cuanto a la monetización de los fans en redes sociales, los valores medios según varias consultoras son los siguientes:

Valor promedio de cada fan en Facebook: 3 euros. El cálculo se realiza haciendo una media de entradas a la fanpage (2 veces al día de media) x el número de fans lo que nos da el número de impresiones mensuales, luego estas impresiones habría que traducirlas a costes publicitarios y dividirlas entre el número de seguidores.

En segundo lugar habría que valorar las acciones de los fans. Existen varias valoraciones, la media quedaría de la siguiente manera:

Instalación de aplicación: 2,5 euros
Votación: 3 euros
Comentario: 10 euros
Participación en concurso: 15 euros
Me gusta: 3 euros

Hay que tener en cuenta que cada vez que un usuario realiza una acción en Facebook esta se ve reflejada en su muro y aparece como una notificación en el sistema de sus amigos.

Syncapse evaluó el valor del fanático promedio en 110 euros basándose en su nivel de gasto y su propensión a recomendar la marca a otras personas.

En cuanto a Twitter, la monetización depende de los seguidores y del llamado índice de resonancia que se corresponde con la amplificación de los mensajes que emitimos en este espacio. Se ha establecido el valor de 2 euros por cada seguidor de twitter. En cuanto al valor del tweet este en justicia se debería calcular por el número de clicks generados hacia la web de nuestra marca más un porcentaje que expresase el conocimiento de marca generado. Según la web www.tus140.com nuestro valor por tweet estaría entre los 0,55 euros y los 3,68 euros.

Si a pesar de todo lo anterior seguís siendo unos escépticos como yo, un último consejo: Marketing, Marketing, Marketing.

 

A partir de ahora los blogs del sector del Marketing, publicidad y social media serán monitorizados para elaborar un ínice con los más populares. Esta es la manera como funcionará:

El ránking de blogs sobre Márketing, Publicidad y Social Media ‘Top Blogs Marketing’ se elabora en base a una metodología objetiva que mide los parámetros de Popularidad, Comunidad, Calidad y Vitalidad de cada uno de ellos.

Imagen

Cada uno de estos elementos tiene un peso diferente en la fórmula, así el cálculo se reparte en términos de porcentaje de esta forma:

su vez, cada uno de estos parámetros se valora en función de unos indicadores. Así, la Popularidad o índice de influencia mide el pagerank –esto es, la importancia que el motor de búsqueda de Google le asigna a una página-, los Google links –es decir, el número de páginas que enlazan el blog- y los resultados de valor que aporta el ránking de Alexa.

La Comunidad –o índice de información cualitativa que refleja el interés, la participación y las preferencias de los lectores de blogs- tiene en cuenta los registros de Delicious Index –que mide el número de posts de un blog que los usuarios se guardan como favoritos-, los comentarios que generan en Twitter los posts de un blog, que reflejan el grado de participación que producen y, también, los comentarios y votos que se realizan a través del Observatorio de la Blogosfera de MKT.

La Calidad -que aporta al índice la experiencia de los profesionales del sector- está valorada única y exclusivamente por el equipo técnico del Observatorio de la Blogosfera de MKT.

Y, por último, la Vitalidad –que aporta al índice la valoración de la continuidad del proyecto- registra la frecuencia del número de posts publicados.

Imagen

El ratio final del ránking se obtiene a partir de la suma ponderada de todos y cada uno de estos indicadores.

La información detallada con todas las especificaciones técnicas de la metodología están disponibles en este link.

Ahora que todo el mundo a girado su cabeza hacia el entorno on-line como tabla de salvación y que surgen cursos de marketing “on-line” como setas, estaría bien repasar los típicos errores y falsos mitos en torno a este tipo de marketing.

1. Confundir el “primo” con un desarrollador de páginas web: pasar 4-5 horas al día en Facebook y Tuenti no cualifica a nadie como experto en Internet. En muchas pymes el “primo” de alguien es la persona que se denomina “experto” de Internet para desarrollar a bajo coste una web.

2. Confundir el e-mail marketing con el spam: Hacer un buen envío de correo es realmente delicado y complicado. primero has de tener la seguridad de que tu base da datos está limpia, segmentada y correcta. Es básico no violar la LPD. Conocer si los servidores que utilizarás están en listas negras o blancas, el tiempo de respuesta de los servidores, las peculiaridades de cada ssitema de correos… Un univrso. Ponte en manos de un especialista que te aconseje.

Errores en el marketing on line

3. Contratar un SEO que te promete posicionarte en el 1º puesto en Google: El posicionamiento natural es una ciencia al alcance de unos pocos. No existen garantías para salir en los primeros 10 resultados de Google. Si una agencia SEO te cuenta que tienen una “colaboración especial” con Google o que te pueden garantizar ciertas posiciones empieza salir corriendo. Un SEO serio nunca daría ningún tipo de garantía porque no controla los cambios constantes del algoritmo de Google.

4. Ofrecer peor servicio online que offline: no entiendo por qué en algunos casos el canal de Internet se considera como el de “low-cost” o “low-quality” por muchas empresas que se inician en el online. Si quieresvender más por internet no es suficiente ofrecer los productos que tampoco consigues vender en tu tienda offline. Hay que esforzarse tanto o más para tener éxito en la web.

5. Pensar que 50 Euros son suficientes para “campañas pruebas”: la mayoría de las plataformas de publicidad en Internet funcionan con un sistema de pujas y optimización. Al principio hay que hacer pujas altas para recibir tráfico que le permitan a la plataforma hacer los cálculos y en función de clics y rendimiento darle una prioridad a la campaña del anunciante. Si paras después de 50 Euros y no has obtenido resultados es normal porque no has llegado ni a la mitad del camino.

6. No proteger la marca o el nombre de la empresa: incluso si no has iniciado a utilizar Internet como canal de ventas, debes registrar el dominio de tu empresa (por si todavía no lo has hecho) y ocuparlo en las redes sociales más habituales. Recuerda que muchas empresas se aprovechan de tu nombre y tus “claims” comprando adwords iguales. Esta es una práctica habitual sobre todo en sectores con mucha competencia como el turístico. Una excelente herramienta para ello es www.knowem.com

7. Tirar la toalla demasiado temprano: Estar en el ciberespacio no es suficiente. Hay que currárselo mucho para tener éxito online. Si tenias la expectativa de ganar dinero rápido te has equivocado. Al principio hay que adquirir muchos conocimientos. Aunque no sea fácil, vale la pena seguir en el camino.

8. Mide, mide y mide al principio no tienes datos y empiezas desde cero. Cuando lanzas tu primera campaña de marketing online estas consiguiendo los primeros puntos de medición. Esta información vale oro porque es la base que te permite mejorar. Aprende a interpretarla para que puedas actuar de manera adecuada.

9. Poner todos los huevos en una cesta: Recuerda que las herramientas del marketing tradicional siguen existiendo. Realiza un mix de medios y canales combinando estrategias.Lograrás mucho más éxito.

10. Crear perfiles “zombis” en redes sociales: si, a largo plazo estar en redes sociales te puede generar negocio. Para ello hay que  ser constante. Abrir un perfil sin tener un plan en redes sociales básico es contraproducente. Empieza con el Twitter y el Facebook cuando estés listo.

A %d blogueros les gusta esto: