En muchas de mis confrencias y, por supuesto en mis clases, siempre hago referencia a un chiste, bastante malo por cierto, que versa sobre el comportamiento de un gorila de 250 kg. Como supondrán, un gorila de se tamaño campa por la selva tropical a sus anchas Todas las empresas quieren ser ese primate arrogante que disfruta del favor de las hembras y se permite dormitar mientras mordisquea las briznas de la hierba más fresca. Al mismo tiempo el resto de la manada lo observa con indisimulada envidia.

El problema de toda gran empresa con productos hegemónicos en el mercado, es convertirse en un gorila gigante dormido. Esta metáfora es aplicable a dos gigantes tecnológicos que durante años dominaron el mercado de la telefonía móvil: RIM (Blackberry) y Nokia. Años atrás la posesión de la Blackberry posicionaba a su propietario con un selecto grupo de atareados ejecutivos en contante movimiento. Era típico verlos desembarcando de los aviones y contestando apresuradamente a los correos electrónicos que con el sistema “push” llegaban de manera inmediata al usuario. RIM despachó millones de terminales  bajo el denominador común de una tarifa plana de datos y un eficiente sistema de correo electrónico. La introducción del Iphone fue vista como un producto para frikis amantes de la filosofía de la empresa de la manzana. Sin embargo, la experiencia de usuario propuesta por los de Cupertino, e imitada por la plataforma Android paso rápidamente factura a los canadienses. Un sistema operativo tosco, difícil de actualizar y con un escaso número de aplicaciones comenzaron a lastrar las opciones de RIM. A esta desventaja se le unió el fracaso del modelo táctil que presentaba numerosos fallos y problemas de funcionamiento frente a la experiencia de usuario que ofrecía su competencia, el Iphone y que todo el mundo ha imitado. A los problemas técnicos y apuestas de producto equivocadas, se le unió la arrogancia de creer que el iphone no triunfaría en el nicho de mercado de Blackberry dominaba: el de los Ejecutivos. Este nuevo error ha obligado a abrir el mercado a nuevos usuarios, de modo que en la actualidad los principales usuarios del terminal del teclado completo son los adolescentes, un segmento de menor poder adquisitivo. Este grupo busca la utilización gratuita del servicio de “chat” ya disponible en varios “apps” para Android y Apple y cuyo ejemplo dominante es “wasupp”. RIM ha intentado recuperar mercado sin éxito lanzando un “tablet” que antes de nacer ha sido criticado por sus carencias.

RIM, Iphone y Nokia

Junto a este gorila dormido y casi extinto renquea por la jungla otro espécimen antaño dominante: Nokia. Quien hiciera famoso el lema “Conneting People” y que dominó el mercado desde finales de los años 90 hasta la llegada del Iphone ve como inexorablemente pierde cuota de mercado. Nokia tampoco ha entendio la revolución táctil y la experiencia de usuario. Se enrocó en superioridad y en un interfaz táctil patético (Symbian) de manera que hoy ni Neo utilizaría uno de sus teléfonos. La caida en picado de las acciones, los despidos y la incertidumbre han llevado a los Suecos a apostar por el nuevo sistema Windows Phone 7. Los operadores de teléfonos móviles en Europa, que son determinantes para el éxito o el fracaso de los aparatos en el continente por los subsidios que entregan para la compra manifiestan su preocupación principal era que Nokia, que solía ser el actor principal en el mercado de los móviles, podría ser incapaz de retener una gran porción de mercado cuando empiece a vender nuevos aparatos con la tecnología Windows en el cuarto trimestre.

A pesar de los esfuerzos por reaccionar este par de gorilas tienen muy difícil recuperar el terreno ante el empuje de los nuevos señores de la manada, aquellos teléfonos que basan sus sistema operativo en iOS y Android; es decir, Apple y Samsung.