Tag Archive: EE.UU


Mientras en los EE.UU lleva disponible alrededor de un año, en España y Europa la tableta Fire de Amazon sigue sin estar a la venta. Amazon evidentemente trata a su clientes europeos como compradores de segunda categoría ofreciéndoles productos que en los EE.UU están obsoletos. De este modo, Europa se convertiría en el mercado donde deshacerse de los excedentes de producción y dónde optimizar los gastos de i+D. Es gracioso que se comparen las estrategias de Apple y el almacén on line, si bien es cierto que cuando se lance el nuevo Kindle Fire se rebajaría en 50 dólares el precio de su antiguo ‘tablet’ Kindle Fire, de siete pulgadas. La compañía pretende lanzar esta nueva versión de Kindle Fire, junto a nuevos ‘eReaders’, a principios del tercer trimestre de este año, por lo que el actual Fire de Amazon se quedaría en 149 dólares. Pero mientras la estrategia de Apple es global, Amazon se empecina de reservar sus mejores productos (y muy competitivos por cierto) para los clientes norteamericanos.

Presentación Kindle Fire Amazon

Marketing, Amazon, Comunifrikis, Gorka Zamareño, Comunicación

Amazon no solo ha pensado en competir con Apple sino también en copiar su estrategia de negocio. Cuando los de Cupertino se preparan para el lanzamiento de un nuevo iPad rebajan el modelo anterior hasta en 100 dólares. Y Amazon irá más allá presentando una nueva tienda “on line” de música, negocio en el que Apple posee una supremacía indiscutible.

Amazon lance un nuevo ‘tablet’ de gama alta siete pulgadas con una resolución de pantalla de 1280 por 800 a un precio de 199 dólares en EE.UU. en el tercer trimestre, mientras que liberaría el modelo de siete pulgadas existente, ofreciendo una resolución de pantalla de 1024 por 600 y por 149 dólares.
La pregunta es, ¿Cuanto tiempo tendremos que esperar para que Amazon nos ofrezca sus tablets de última generación en vez de pobres lectores con pantallas nonocromo?

Anuncios
Hace casi un año el director de El Cuartel me invitó a dar una charla a los miembros de su equipo sobre Marketing Electoral. Me gustaría hoy, al filo de unas Elecciones Generales marcadas por le tedio, el color gris y el aburrimiento de una ciudadanía anestesiada por el “fumbol” y las cervcecitas, realizar una reflexión sobre la comunicación y la política.

Me gustaría reflexionar sobre la utilización de internet por parte de nuestros políticos, que muy al contrario que el denostado Obama, utilizan poco y mal. La Red sigue siendo un instrumento para llegar a los titulares de los medios, sobre todo de la televisión. Los principales partidos políticos usan Internet y las redes sociales como una plataforma más para distribuir propaganda o para generar las más absurdas polémicas.

Omaba usará twitter en su campaña electoralEl debate más duro se produce en  Twitter, la popular herramienta de ‘microblogging’ que ocupa el lugar que antaño pertenecía a sitios web y blogs más o menos trabajados, o vídeos agresivos con cierta vocación viral. Parece que hemos pasado del disurso mitinero al discurso tuitero con la ventaja de que no hace falta llenar estadios de abuelos y paletos de todo pelaje ahorrándose el dinero del bocata y el autobús.

Huele a miedito. Los partidos, salvo honrosas excepciones (Esteban González Pons, Elena Valenciano, Carlos Martínez Gorriarán o Iñaki Anasagasti) pueden considerarse ejemplos de manejo de la Red como una vía de comunicación. personales no acaban de entender el fenómeno de la red, donde el debate es abierto y las uniciativas de dirigirlo y flitrarlo chocan con el desprecio y el cachondeo de los internautas. Pesa más la idea de estar a la moda, por lo que todo político que se precie abrirá una cuenta en twitter que en el caso de los líderes indiscutibles manejarán sus esbirros descerebrados más fieles. Nada de autenticidad y realidad, sólo propaganda pensada para los acólitos de la desmemoria.

Lo que más mola es la tele

A pesar de los avances tecnológicos y del ejemplo que nos diesen en Estados Unidos moviliando (y engañando como a panchitos) al electorado Demócrata, en España la política camina por los derroteros del bocadillo de chorizo pringoso y el carajillo. Estamos en las elecciones de la televisión, como en los años 50. Twitter puede dividirse entre los ultra acólitos que lanzan vivas ante cualquier relincho de sus líderes carismáticos y los francotiradores del pensamiento que se agazapan para machacar cualquier iniciativa manipuladora.

“El político que mejor usa Twitter”, es el que entiende que es una herramienta de comunicación personal e individual. Puedes poner a otros a manejar tu cuenta de Twitter si la asimetría comunicativa te hace imposible proporcionar el nivel de bidireccionalidad que deberías dar, pero eso es todo.  Si no vas a contestar, a implicarte o a usar Twitter para ser lo más transparente posible, mejor no lo uses.

Indiferencia

Lo que queda claro es la indiferencia de los candidatos con respecto a la Red. Los periodistas y los consultores y los expertos creen que Twitter es muy importante porque realmente para ellos es muy útil, pero para el político medio no tienen ninguna relevancia.  Los políticos siguen sin tomarse en serio Internet: Igual que siempre, para ellos es simple marketing. Al final incluso consiguen captar la atención de los medios tradicionales, aunque sea sólo para resaltar curiosidades o meteduras de pata de los partidos o candidatos. Es parte de la gracia ‘española’. Nos encanta ridiculizar a la gente famosa y Twitter se presta mucho a ese juego, lamentablemente,

Limitado peso en los resultados

La verdad es que Internet es “irrelevante” para los políticos por su limitada importancia en los resultados electorales. Da igual quien lo haga mejor, aunque relamente todo lo que he visto hasta el momento da bastante asco. Esta opinión coincide con la de dos antiguos responsables del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En declaraciones recogidas por Patricia de Arce, de la agencia Efe, el catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid y presidente del CIS entre 2000 y 2004 Ricardo Montoro admite que las redes sociales son muy llamativas, pero no cree que tengan mucho impacto a la hora de decidir el voto.

Montoro recuerda que los líderes políticos están aún descubriendo este fenómeno, y critica que los medios de comunicación recurran a las redes sociales “de manera tremenda aunque admite que, si existe un soporte como éste, hay que apuntarse al carro y utilizarlo.

“No estamos para tonterías”

Hace unos días, la columnista Lucía Méndez publicaba un post en su blog ‘La sombra del poder’ en el daba un merecido tirón de orejas a los dos principales partidos políticos. “No estamos para tonterías”, aseguraba, al hilo de la precampaña que tanto el PSOE como el PP estaban realizando mediante vídeos supuestamente virales o ‘merchandising’ vinculado a redes sociales. Los que no estamos para tomaduras de pelo somos los ciudadanos, cansados de la misma retórica, los mismos rostros y las mismas mentiras.

Lástima que el 20N no se pueda votar al cuerpo incorrupto del Generalísimo, que se iban a enterar…

Hace unos años rabiaba con la creciente introducción de las costumbres anglosajonas en nuestro país y en especial la de Halloween. La imparable globalización ha acabado por triunfar, así que bajo el dicho “si no puedes con ellos, únete a ellos” aprovechamos esta fecha para lanzar alguans campañas de publicidad en las que podemos ser un poco más “divertidos” y “creativos”.

Qué es eso de Halloween…

Halloween es una fiesta de la cultura anglosajona que se celebra en la noche del día 31 de octubre. Sus orígenes se remontan a los celtas, hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, el día 31 de octubre de nuestro calendario (SamhHalloweenain). El ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y maldecirles. Les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones: me das algo o te hago una travesura, que es la traducción de “Trick or Treat” (Truco o Trato).

Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las “decoraban” con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces. Es así pues una fiesta asociada a la venida de los dioses paganos a la vida. La iglesia de Roma decidió convertir la festividad al catolicismo. Se instituyó el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, que en Inglaterra se denominó “All Hallows’ Day”, y la noche anterior “All Hallows’ Eve” que posteriormente derivó en “Halloween”.

La fiesta fue exportada a los Estados Unidos por emigrantes europeos en el siglo XIX, hacia 1846. Sin embargo no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La internacionalización de Halloween se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión.

Publicidad Halloween

Una variante interesante del día de Todos los Santos y quizas una de las muestras más impresionante de folclore popular sea el “Día de los muertitos” en Mexico. El sincretismo azteca y el catolicismo han alumbrado una de las festividades más vistosas e interesantes del hemisferio occidental.

Marketing

Halloween no sólo es cosa de niños.  Cada vez más, Halloween se dirige a los adultos también entre los que está experimentando un aumento de la popularidad. hablamos de fabulosas fiestas, trajes caros, y crear una experiencia memorable.

Debemos tener en cuenta que las generaciones nacidas en los años 80 y 90 años demuestran mayor tendencia a seguir disfrutando de los momentos que disfrutaron y vivieron desde niños, razón por la cual bares, clubes se llenna de personas vestidas con trajes de Halloween. Es también por cual las promociones de Halloween dirigidas a los adultos poseen un gran  retorno de la inversión para las empresas.

¿Piensea que su negocio y Halloween no tiene nada en común? ¡Piense otra vez! Casi cualquier empresa puede utilizar este evento como una oportunidad para una campaña de publicidad impresa diferente.

Ayer mientras comía con mis amigos del estudio de George y Mildred de Bilbao hablábamos como no podía ser, de comida. Sabemos que alimentos y trabajo, a falta de sexo, son religión en el País Vasco. La conversación desembocó en la comida basura y se centró en las hamburguesas de Mac Donalds y establecimientos similares. Al margen de analizar textura, sabor y dejarlas por los suelos, surgió la preocupación de conocer la huella ecológica de la carne que se utiliza para elaborarlas.  El ciclo de vida de una vaca y la hamburguesa es un ejemplo claro de que el sistema cumple estrictamente la máxima de “privatizar los beneficios y socializar las pérdidas“, que se ha hecho evidente, por otra parte, desde la óptica del mundo financiero, en nuestra crisis actual. Con todo, el aprovechamiento de los recursos estatales de las grandes compañías es una evidencia que debemos comprender.

Según varias fuentes, el coste energético de producir los 550 millones de Big Mac que se venden al año en Estados Unidos es de 297 millones de dólares, y ello supone un impacto ecológico equivalente a 1.170 millones de Kg. De CO2. A eso puede sumarse el impacto ambiental global en términos del empleo de agua y de la degradación de los suelos, así como los costes invisibles de los tratamientos médicos de problemas alimentarios como la diabetes o las enfermedades cardíacas.El verdadero valor de la comida basura
Aunque todos estos costes (llamados externalidades) no se reflejen en el precio del Big Mac, la realidad es que alguien tiene que pagarlos. La cuestión es que no los paga la corporación McDonald’s, sino que los paga toda la sociedad mediante los desastres medioambientales, las migraciones causadas por el cambio climático o los costes sanitarios más elevados. Según el Centro de Ciencias y Medio Ambiente de India, una hamburguesa de carne proveniente de una vaca criada en un área deforestada en realidad debería costar unos 200 dólares. Tal vez la cantidad parezca exagerada, pero a gran escala puede que incluso los costes totales de un Big Mac de 4 dólares sean más altos, ya que, además de no pagar los costes externos, las empresas muchas veces reciben subvenciones de diversos tipos, lo que significa que los consumidores norteamericanos compran hamburguesas baratas gracias al dinero de sus propios impuestos. Por ejemplo, la carne de McDonald’s es engordada con maíz, el cultivo más subvencionado de Estados Unidos.

Un informe de la Universidad de Tufts señala que la industria norteamericana de carne de vacuno ahorra en promedio alrededor de 562 millones de dólares anuales por engordar al ganado con maíz subvencionado. El total de subvenciones otorgadas al maíz llegó a un máximo de 4.600 millones de dólares en 2006.
Los contribuyentes también colaboran con la cadena de comida rápida en lo que respecta a los salarios, mediante un “subsidio social”. Un trabajador de un local de comida rápida gana en promedio algo más de 15.000 dólares al año. Estos salarios de pobreza (ya sé que aquí esto sueña a coña) se complementan con Medicare, cupones para comida, programas de nutrición infantil, planes de ayuda estatal directa y otros servicios gubernamentales. Tan sólo la suma total de gastos estatales y federales destinados a los empleados de Burger King (hay para todos) asciende a más de 273 millones de dólares al año. Si multiplicamos esa suma por todas las grandes cadenas de comida rápida vemos que el gobierno desembolsa más de 1.000 millones de dólares para subvencionar los salarios de pobreza de esta industria.

Sin embargo, las subvenciones no son el único coste social de la comida barata. Un estudio realizado en 1995 sobre los costes en salud pública destinados a tratar enfermedades debidas al consumo excesivo de carne calculó un total de 30.000 a 60.000 millones de dólares al año…
La idea de una hamburguesa de 200 dólares es sólo una aproximación. En realidad, calcular los verdaderos costes medioambientales puede resultar engañoso, porque desconocemos las consecuencias ecológicas a largo plazo y cuánto costará a las futuras generaciones resarcirse de este desastre .

Si señoras y señores, parece que los mercados, a tenor de las nuevas “reformas” anunciadas por nuestra Primera Dama ZP, han frenado su caída libre. Menos Estado y más privatizaciones. Sinceramente, ya no se lo que pensar: si volverme un “neocon” trasnochado de colmillo afilado, trajes de 3.000 euros (que se lo digan a más de uno) y mujer florero requetemona. También podría convertirme en un progre trasnochado de chaqueta de pana raída, palestino al cuello y pelo churretoso.
La verdad es que lo que veo a mi alrededor me dan ganas de vomitar. Sin ir más lejos esta semana, cuando caminaba por las calles de Madrid, observé esa bonita publicidad del sindicato CC.OO. (pronunciado a la manera del insigne comediante Urdaci) en el que se vanaglorian de poseer más de 1.300.000 afiliados. Supongo que esos bonitos mupis salen de los bolsillos de todos los españolitos que vía fondos de formación, liberados y mafioseo institucional pagamos a escote la fabulosa campaña. Supongo que los mafia-sindicatos (que conforman un conglomerado digno de estudio y a cuyos líderes habría que guillotinar al amanecer en la plaza de la Vendome al son de los tambores), ya se estarán peleando por quítate que quiero colocar a mis amiguetes entre esos 1.500 orientadores que nuestro Primer Ministro, Rubalcaba ha anunciado que iba a poner a disposición de los parados. Como dirían en Andalucía con cara de pocos amigos, “que esta nueva hornada de enchufados orienten a sus muertos”, que también deben estar revolviéndose en sus camposantos.
Mientras nos apretamos el cinturón hasta la asfixia, nuestra clase política no quiere enterarse. A estos vagos redomados, les sugeriría coger más el metro y gastar más suela de zapato con más sueldo que la extinta ayuda social de 420 eurazos. Seguro que Cospedal, Pajín y compañía no iban a tener ni para manicura. Capítulo a parte son nuestros Cortijos Autónomos, eso de la moderación en el gasto no va con ellos. Con unas elecciones a la vista ¿quien va a dejar de subvencionar la sopa boba?

Wikileaks

Para colmo nos enteramos esta semana, gracias a un tipo de que se cree la democracia, Julian Assange, que dirige Wikileaks, el pasteleo que se traen nuestros jueces con el amigo americano. Pensé que eso del Departamento de Estado de los EE.UU era algo más serio, pero me rilo de los cables que parecen una novela por entregas de Teleindiscreta. El putiferio en el que se ha convertido Europa y lo “mierdecillas” parafraseando a Reverte, que son los gobernantes del Continente, lo saben hasta en el último iglú de Finlandia. No hace falta ver mucho la tele para darse cuenta de que Putin es un macarra, Berlusconi un putero, Merkel una floja y Zapatero un flipao suicida. Para eso no hace falta cables ultrasecretos y fiestas en las embajadas poniéndose hasta las cejas de canapés de caviar iraní. Luego viene lo de nuestro poder judicial, tirándose los trastos y quedando como el culo. Lo que más les deseo, es que les pille una reforma del santo poder y los deje, en la puta calle, por vagos y marujas.
La campaña de difamación y acoso contra la web y su promotor ya ha comenzado. Cualquier maniobra sirve para desacreditar a quienes se preocupan de arrojar luz sobre las tinieblas de las mordazas que los gobiernos se empeñan en imponer sobre los asuntos que conciernen a toda la ciudadanía. Todo en nombre del bien común. ¿Pero quién se ocupa de establecer ese bien común? Yo creía que eso de procurar el bienestar consistía en que gozásemos de empleo, igualdad de oportunidades y un sistema bien administrado. La realidad es mucho más prosaica y lo que nuestros políticos y jerifaltes ocultan, son sus miserias y su cutrerío casi innato. Para todo hay que valer en esta vida.

En España no hace falta ni wikileaks, el patio de vecinos que es nuestro país, permite que cualquier indocumentado se dedique a largar a destajo. Otra cosa es que algún medio de comunicación lo cuente, como es el caso de la carta que los empresarios enviaron al Rey y en la que calificaban de “democracia de incubadora” a nuestro sistema político. En el documento, se manifestaban muy preocupados por la clase política, el sistema educativo y el judicial reclamando medidas de reforma urgentes.

A la carrera, y bajo el supuesto de que ya estaba programada,  nuestra Primera Dama se ocupó de convocar a los recalcitrantes a una reunión con el fin de acabar con el movimiento sedicioso. Los 40 elegidos para la gloria compartieron palmaditas en la espalda y buenas palabras. Mientras tanto, pequeños empresarios, currelas, parados y pensionistas asistimos a este circo con cara de circunspectos. Si salimos de esta no será gracias a esta pandilla.

A %d blogueros les gusta esto: